Las ONGD frente a la crisis: menos apoyo económico pero también político

A pesar de lo cual, la legitimidad y confianza de la sociedad española en el trabajo de las ONGD no solo se mantiene, en algunos casos también aumentaDesincentivar el tejido social solidario como garante  principal de los compromisos con el desarrollo debilita la cohesión social.

El Laboratorio de la Fundación Alternativas presentó ayer El impacto de la crisis sobre el tejido social solidario de España: efectos y reacción de las ONGD frente a la crisis,un documento de trabajo elaborado por Kattya Cascante y Erika Rodríguez, editado en colaboración con la Fundación de Iniciativas para la Paz (Fundipax)

Las autoras, acreditadas expertas en relaciones internacionales y cooperación internacional y ayuda al desarrollo, analizan lasituación de las organizaciones no gubernamentales (ONGD) en la España de la crisis. De figurar como séptimo mayor donante antes de desatarse la crisis, España ha erosionado su tejido social solidario a base de recortes y reformas legislativas (leyes de Subvenciones a ONGD, Seguridad Ciudadana, Transparencia y Educación).

“En 2013 y 2014 ha vuelto areducirse el presupuesto de cooperación. Los 1.815 millones de euros aprobados en los Presupuestos Generales 2014 son un 22% menos que la cifra de aquellos de 2012”, explicó Kattya Cascante, coordinadora del panel Cooperación al Desarrollo de la Fundación Alternativas y coautora del estudio, en rueda de prensa. “Se justifican los recortes para facilitar la recuperación económica de España, como si el ahorrarse un presupuesto tan menor (un 0,5% del PIB nacional en su momento más alto) pudiera implicar tal cosa”, puntualizó Erika Rodríguez, coordinadora del panel América Latina en la Fundación Alternativas y coautora del informe.

Cascante y Rodríguez lamentan ladesgana de los poderesgubernamentales y susincumplimientosmientras aplauden lavoluntadde lasociedad española, que mantiene su confianza en las ONGD pese a la crisis. Con todo, “la ciudadanía recibe mensajes confusos y contradictorios sobre una materia en la que no ha recibido educación formal alguna y sobre las que dispone solo de algunas interpretaciones propias, tan subjetivas como oportunistas”, explicaron.

“En el quinquenio anterior a la transición democrática las asociaciones aumentaron a un ritmo de 1.000 asociaciones por año, mientras que actualmente ese ritmo es de 2.568 anuales”, informó Mayte Serrano, directora de la Coordinadora de Organizaciones para el Desarrollo (CONGDE), quien sugirió a las organizaciones que destinen mayores esfuerzos a incidencia política, puesto que las ONGD han enfrentado la crisis con menos recursos económicos pero también con menor apoyo político, como concluyen las autoras del informe.

“Desde el Gobierno se consideran los recortes en la política de Ayuda como imprescindibles para mantener nuestro Estado del bienestar”, prosiguieron. “Se pretende delimitar la pobreza, como si ésta fuera un asunto local, donde se pudieran aislar las causas de las desigualdades globales, sin una responsabilidad compartida”, precisaron las autoras.“Los recortes en ONGD no son tan grandes como en otros ámbitos pero su impacto social es mayor”, agregó José Antonio Sanahuja, experto en cooperación al desarrollo.

Sin embargo, entre 2008 y 2009, un 20 y un 30% de las entidades dejaron de ser “activas”. En 2011, casi el 42%. “Más que desaparecer muchas de las organizaciones parecen haber entrado en una especie de letargo”, matizó Erika Rodríguez.

A pesar de que más del 60% de la financiación privada se dedique a programas de acción social, la cooperación internacional está ganando peso con un aumento de cinco puntos porcentuales. En este sentido, Francisca Sahuquillo, presidenta de Fundipax, ONG coeditora del documento, defendió la transparencia de un tercer sector cuyas ONGD “están muy auditadas y son mucho más transparentes que las empresas o los poderes públicos”.

Por iniciativa de la propia sociedad, se han transformado ciertos eventos sociales en verdaderas campañas de movilización de recursos solidarios.   “La juventud española vive en red en un mundo global y tiene más empatía con la cooperación al desarrollo”, reivindicó Belén Barreiro, directora del Laboratorio de la Fundación Alternativas.

Las expertas concluyen el estudio con una batería de recomendaciones en orden a profundizar en la interlocución de los problemas de desarrollo en la sociedad española, incluir y apoyar a la sociedad civil como un actor de pleno derecho en la política de ayuda al desarrollo e invertir en educación e incidencia política sobre temas de desarrollo ya que permite “tener conciencia del mundo que nos rodea”.

* El impacto de la crisis sobre el tejido social solidario de España: efectos y reacción de las ONGD frente a la crisis, disponible sobre el enlace.

 


Galería de imágenes

  • TAGS :

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

La Fundación

Qué y quiénes somos y qué actividad desempeñamos.

Actividades

Agenda de actos y eventos organizados por la Fundación.

Publicaciones

Accede a todos los contenidos creados por la Fundación.

Noticias y repercusión en los medios

Sé el primero en conocer lo último.

HAZTE SOCIO O COLABORA

Puedes colaborar con la Fundación Alternativas y sus diferentes áreas de trabajo a través de dos modalidades. Súmate a nuestra iniciativa por un pensamiento independiente.

Me Sumo

CATÁLOGO DE PUBLICACIONES

Más de 1.000 libros, documentos e informes elaborados por un millar de autores en los más de 15 años de historia de la Fundación

Ver